La Muni participará de la Feria del Libro con la presentación de una publicación - Godoy Cruz

La Muni participará de la Feria del Libro con la presentación de una publicación

Este viernes, a las 21, en la sala Tito Francia del Espacio Cultural Le Parc – en el marco de la Feria del libro – se presentará “Valores humanos en la ciudad” publicado por la Municipalidad de Godoy Cruz. Los autores son escritores locales, nacionales y extranjeros que han visitado y expuesto en ese departamento.

Escriben el historiador Luis Alberto Romero, la profesora y filósofa mendocina Eli Ana Bianchi de Zizzias, la secretaria de Asuntos Académicos de la Universidad de Buenos Aires, Catalina Nosiglia, el antropólogo chileno Carlos Calvo, el creativo catalán Toni Puig y la escritora e historiadora Fabiana Mastrangelo, que a su vez cumple el rol de compiladora. También se incluye una entrevista al filósofo y educador catalán Francesc Torralba realizada en Barcelona y referida a la inteligencia espiritual o axiológica y el liderazgo.

El siglo XXI parece ser de las ciudades, como los siglos XVIII y XIX han sido de los imperios y el XX de los países. El mundo está comprendiendo que volviendo a la ciudad es posible comenzar a solucionar los problemas globales en su dimensión local. Este es el lugar real donde el ciudadano habita: puede conocer cara a cara a sus alcaldes, intendentes o concejales, y es el espacio donde puede proponer y participar.

Una evidencia del rol de las ciudades es el continuo armado de redes. Citamos algunos ejemplos como Mercociudades, Red Argentina contra el Cambio Climático, Ciudades Resilientes, Ciudades creativas, Asociación Internacional de Ciudades Educadoras, Municipios Saludables, entre otras. En esta misma línea de trabajo, la Nueva Agenda Urbana ONU (2016) afirma: “las ciudades pueden ser fuente de soluciones a los problemas a que se enfrenta nuestro mundo en la actualidad, y no su causa. Si está bien planificada y bien gestionada, la urbanización puede ser un instrumento poderoso para lograr el desarrollo sostenible, tanto en los países en desarrollo como en los países desarrollados”.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, son un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad. Se promovieron 17 objetivos a partir del año 2016 con la finalidad de trabajar sobre ellos como metas establecidas para el año 2030. Entre los conceptos de los ODS podemos mencionar: equidad, ciudadanía inclusiva, cohesión, sostenibilidad y educación para la paz.

Desde esta mirada es conveniente comprender que nuestro entorno inmediato (la comunidad donde vivimos) es una de las primeras instancias de aprendizaje vivencial. La ciudad transmite valores a sus habitantes a través de las diferentes formas en que organiza la ocupación del espacio, por las posibilidades que ofrece de informarse y actuar y por la interacción entre los ciudadanos.

Uno de los objetivos primordiales de este libro es que las personas tomen conciencia de sus posibilidades de desarrollo en su ciudad y de ser protagonistas en la generación de entornos adecuados para su despliegue en la comunidad. Esto se inscribe en lo que se denomina “Pedagogía del arquetipo”, la transmisión de valores humanos y experiencias a partir de la interacción vivencial con figuras y circunstancias poseedoras de arquetipos axiológicos.

La expresión “Valores humanos en la ciudad” se inscribe en el concepto de Ciudad Educativa (Faure, UNECO, 1973), Ciudad Educadora (Barcelona, 1989) o Sociedad Educativa (Delors, UNESCO, 1996). En este paradigma, la transmisión de valores humanos no es responsabilidad exclusiva de las familias, escuelas o universidades sino de la sociedad en su conjunto.

El enfoque de este libro se sostiene en dos vertientes: el desenvolvimiento holístico del ser humano y el aprender de la ciudad donde vivimos.

La primera mirada tiene en cuenta el desarrollo de las diferentes áreas del individuo: el conocer, el pensar, el sentir, el hacer, el tener, el dialogar, el vivir juntos, los valores humanos o la espiritualidad (más allá de las creencias). La educación del futuro tanto individual como social requiere tener en cuenta al ser humano integral, en su comunidad y su formación a lo largo de toda la vida.

Desde el espacio y la comunidad se entiende que la formación del individuo debe pensarse no sólo desde la familia y los sistemas educativos formales sino también desde la sociedad (medios masivos de comunicación, empresarios, organizaciones de la sociedad civil, políticos, etc.) y, específicamente, desde la ciudad donde vivimos. El entorno nos educa o nos deseduca y esa responsabilidad no debe dejarse librada sólo a la familia o a la escuela. El individuo aprende con y de la comunidad.

La educación es una plataforma necesaria para una trasformación social, profunda y real. Esto sólo es posible si lo hacemos en conjunto en los múltiples roles que desempeñamos ya sea como vecinos, ciudadanos, padres, madres, miembros de organizaciones de la sociedad civil, docentes, alumnos, empresarios, jubilados, empleados y funcionarios. Es una tarea y responsabilidad compartida tanto social como individualmente. La toma de conciencia de este rol hará posible aprender de la ciudad donde vivimos, fundamento de la educación del siglo XXI.

 

Agosto 26, 2019


Más noticias
Sigue el servicio de apoyo educativo gratuito y virtual para estudiantes de primario y secundario