Sonidos con swing latino cerraron otro exitoso San Vicente Jazz

El público llenó la sala de exposiciones del Centro Patrimonial Artístico Cristoforo Colombo para disfrutar el talento de los reconocidos músicos cubanos Raúl Monteagudo y Elena Guarner que, el domingo 7, sellaron la última noche del XI San Vicente Jazz. También se inauguró la exposición Cuba libre, una atrapante colección fotográfica delineada por la visión de Cayetano Arcidiacono y José Montero.

En la tarde previa a la velada de cierre, los miembros de la Banda Blas Blotta fueron los anfitriones de este clásico encuentro con el jazz de acento local, nacional e internacional, que volvió a hacer historia. Con un clima que invitaba a relajarse y disfrutar, el público se fue acomodando en el pulmón verde de Avenida del Trabajo y Panamericana para no perderse la grandiosa amalgama rítmica del colectivo instrumental dirigido por Rodrigo Cáceres.

Con más de 20 artistas en escena, una ecléctica selección de géneros se fue potenciando por la monumental puesta sonora. El conjunto de Rivadavia atravesó armónicamente por una amplia gama de música popular. La habilidad de los músicos quedó en evidencia a la hora de abordar jazz, folclore, tango, salsa y  numerosas bandas sonoras de películas y series animadas de ayer y hoy, destacándose, particularmente, una selección de partituras del compositor Henry Mancini y una despedida a puro “sabor caribeño” con “Capullito de Alelí”.

Noche cubana

La propuesta artística de la noche se trasladó al Centro Patrimonial Artístico Cristoforo Colombo. Entre la audiencia que llenó la capacidad de la galería de arte más importante de Godoy Cruz se encontraba el Secretario de Cultura de la provincia, Diego Gareca y Héctor Rosas, Director de actividades artísticas de dicho organismo.

Junto a invitados especiales, hacedores culturales y público en general pudieron admirar la muestra de instantáneas titulada “Cuba libre”, que constituye una interesante travesía en la isla cubana, a través de la particular mirada del reconocido fotógrafo Cayetano Arcidiacono y el documentalista José Montero.

Para acompañar el evento, prestigiosos representantes del candor y el ritmo contagioso de Cuba se unieron bajo el mismo escenario. El pianista y director musical Raúl Monteagudo se unió a Elena Guarner, la voz femenina de esta alianza artística, que se terminó de completar con Federico Chavero (guitarra), Flavio Patiño (bajo) y Marcelo Narváez (set de percusión).

El ensamble ofreció un vibrante y conmovedor repertorio en el que la cadencia tropical se adhirió a grandes obras de la música Latinoamericana. El quinteto canalizó la esencia latina con boleros, sones y pinceladas de Cha-cha-cha, con un irresistible homenaje a clásicos de la canción romántica que se resisten al paso del tiempo.

Abril 8, 2019


Más noticias
Cursos gratuitos para PyMES y emprendedores