Consideraciones

La transparencia y el acceso a la información pública deben ser los ejes fundamentales de toda acción política.

Este espacio municipal se enmarca dentro del paradigma de Gobierno Abierto, respetando sus ejes de transparencia, participación y colaboración.

Sólo cuando los ciudadanos pueden conocer cómo se toman las decisiones que les afectan, cómo se manejan los fondos públicos o bajo qué criterios actúan nuestras instituciones podremos hablar del inicio de un proceso en el que los poderes públicos comienzan a responder a una sociedad que es crítica, exigente y que demanda participación de los poderes públicos.

La transparencia requiere de un importante esfuerzo de la administración para poner a disposición la información necesaria para que la población conozca la gestión y pueda contar con los elementos necesarios para poder participar, incidir y controlar.

La información será el elemento que asegurará resultados en materia de transparencia y será el camino para el monitoreo, control y participación ciudadana.

Por ello es imprescindible que este esfuerzo se inicie desde las más altas esferas de la organización, para demostrar, por un lado, el compromiso institucional y, por otro, para enviar un claro mensaje a los funcionarios sobre la importancia de avanzar en materia de transparencia.

¿Por qué una oficina de Transparencia?

1-Los ciudadanos tienen derecho a saber que se hace en nuestra organización.

2-La información debe estar disponible a los ciudadanos.

3-Es una obligación legal.

4-Permite a los ciudadanos en forma individual u organizada ejercer controles a la gestión, colaborando en la eficacia y eficiencia.

5-De esta manera lograremos que la gente se interese e involucre en lo que hace nuestro gobierno.

¿Para qué una oficina de Transparencia?

1-Para demostrar que respetamos los intereses y necesidades de los ciudadanos.

2-Para conocer las inquietudes de la gente y mejorar la gestión.

3-Para que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos.

4-Para que la gente nos ayude a controlar lo que hacemos.