La nueva vida de Paloma, una yegua carrera

En el oeste godoycruceño el sol tarda en llegar, tímidamente se asoma entre los cerros rocosos que esconden historias frías pero valientes. Una de esas historias es la de Paloma, una yegua que logró dejar atrás el carro y la basura.

Hubo una decisión que lo cambió todo. En agosto de 2017 Rolly, un carrero histórico, fue convocado por la Municipalidad de Godoy Cruz para incorporarse al Programa de Sustitución de Vehículos de Tracción Animal por Vehículos de Tracción Motora. Se trata de una iniciativa que con el apoyo de la Red Internacional AcerTaS, impulsada por Fundación Franz Weber (FFW), el municipio mendocino busca erradicar el uso de animales de carga. Él no lo dudo mucho, estaba decidido a mejorar su calidad de vida y la de su familia.

Rolly trabajó junto a Paloma durante 7 años al menos, día tras día recorrieron la ciudad en busca de material reciclable tales como papel, cartón, latas metálicas y botellas. Con la venta posterior de esos materiales, la familia y el animal podían subsistir en la precaria vivienda ubicada en Campo Papa.

Ambos desde septiembre hasta diciembre asistieron al establecimiento municipal para alistarse ante las oportunidades que significa el programa de sustitución. Por una parte, Rolly debió aprender a conducir un vehículo motorizado, tuvo que adquirir conocimientos en lo referido a la gestión integral de residuos sólidos urbanos, primeros auxilios, comercialización y  mecánica. Por la otra, Paloma tuvo que renovar sus vacunas, mejorar su alimentación y tener en regla su documentación.

Hacer las cosas de forma ordenada y participativa. Días antes de la sustitución el equipo de AcerTaS junto a las protectoras de animales locales y el veterinario municipal emprendieron la búsqueda de una nueva familia para Paloma que garantice el bienestar para el resto de su vida. Para ello las personas interesadas en adoptarla se inscribieron en el Registro Público de Adoptantes Responsables de la Municipalidad de Godoy Cruz, y algunos pocos lograron superar una instancia de evaluación que involucra una visita a ese futuro hogar que ofrecía el adoptante.

Edhit, fue la postulante seleccionada. Puso a disposición de Paloma y otros equinos un gran campo verde de alfa en las tierras productivas del Valle de Uco mendocino.

El día 27 de diciembre Rolly recibió las llaves de su nuevo motovehículo de mano del intendente municipal. Paloma subió al transporte que la trasladaría a su nuevo hogar. Ella no iba sola, en su vientre llevaba a Luna.

Para algunos afortunados los milagros existen. Luna, una pequeña yegua de pelo negro, llegó al mundo para iniciar el 2018, el 1 de enero nació en libertad sin conocer ni los carros, ni la basura, ni la pobreza humana.

Fue un milagro. Los veterinarios no podían asegurar que Paloma resistirse el parto ante un estado de salud tan delicado. Las cicatrices del carro y el hambre daban cuenta del peligro que corría su vida y la de Luna. Sin embargo el parto fue exitoso, ambas superaron las críticas horas posteriores que involucraron hasta el desplome de Paloma por su descalcificación.

Paloma tuvo un doble propósito: salvó su vida y la de su cría. Su actitud aún da cuenta de su pasado, sin embargo Luna es la promesa de un futuro lleno de libertad.

Octubre 9, 2018


Más noticias
#AmbienteGC ¿Cómo se arma un ecoladrillo y para qué sirve?